NOVEDADES / NOTICIAS

NOTICIAS

Walter Piazza de la Jara: “Ha sido un honor presidir CAPECO”

Ha sido un honor presidir CAPECO

Por: Germán Loyaga Aliaga

Luego de dos períodos de gestión al frente de la Cámara Peruana de la Construcción - CAPECO, Walter Piazza de la Jara dejará el cargo, el gremio empresarial del sector construcción elegirá en elecciones democráticas a un nuevo presidente. Por ese motivo la revista Construcción e Industria entrevistó en exclusiva a su presidente con el fin de efectuar un balance de su gestión en estos cuatros años.

En el primer período también nos dedicamos a apoyar la aplicación de la ley 29090, que define los procedimientos para obtener licencia de construcción. Se hizo un trabajo a todo nivel: con el gobierno central, con los colegios profesionales y con las municipalidades, que son las instituciones que deben aplicar la Ley. Más allá del apoyo abierto que el gobierno nos dio para que se implemente esta Ley, la verdad es que a nivel de algunos colegios profesionales así como de los gobiernos municipales, no logramos entendernos plenamente, y por distintas razones la Ley no se logró aplicar, salvo en contadas excepciones.

¿Cuáles han sido los principales logros de su gestión como presidente de CAPECO?

Bueno, son dos períodos. Cuando llegué a CAPECO el tema que más preocupaba era la extorsión a pequeños y medianos contratistas por encargo de seudos sindicatos. Este trabajo de CAPECO se había iniciado en años anteriores con el Plan Ladrillo, pero lo que le faltaba a dicho plan era formar una división dentro de la Policía, especializada en el delito de extorsión, y por ello, firmamos un convenio con el Ministerio del Interior que permitió a la Policía crear la División de Protección de Obras Civiles (DIVPROC), donde ha participado con gran eficacia el arquitecto Pedro Péndola, miembro del Consejo Directivo de CAPECO, y quien ha sido el motor de esta iniciativa.

Decidimos contratar al General PNP (r) Víctor Gandolfo, que es un destacado profesional que sirve de enlace entre los socios de Capeco víctimas de extorsión, y la DIVPROC, y además contar en dicha jefatura con el Coronel PNP Ricardo Munailla, que acaba de ser remplazado por el Coronel PNP Edgard del Castillo.

La DIVPROC ha reducido significativamente la violencia en la ciudad de Lima, hasta el 2012 se intervinieron a 3,141 personas de los cuales 481 fueron detenidos en flagrante delito. Para el trabajo policial algunos asociados de CAPECO han donado equipos de seguridad, computadoras y equipos de audio y video, que permiten probar los delitos.

A pesar de todo ello, de los 481 capturados in fraganti, y de haber llevado todos estos casos al Ministerio Público con las pruebas correspondientes, no tenemos más de 3 o 4 presos, y eso es muy lamentable. Hemos visto muy poca voluntad del Poder Judicial de hacer la parte que le corresponde para resolver el problema de la extorsión en las obras de construcción.

Luego de esa experiencia un tanto difícil, que además demandó mucho esfuerzo, no solo mío sino de varias personas en el Consejo Directivo y del Comité de Edificaciones, nos preguntamos ¿Cómo nos percibe el gobierno?, ¿Cómo nos perciben las municipalidades?, ¿Cómo nos ven? Pues nos ven como una entidad que representa a los contratistas y a sus intereses, y esas instituciones se preguntan: ¿Pero qué me da CAPECO?, y por eso decidimos hacer varias reuniones de planeamiento estratégico donde invitamos a participar a los miembros del Consejo Directivo, y también convocamos a socios directos como el gerente de Paz Centenario, Juan Pablo Vásquez, y a todos los gerentes de CAPECO.

Tuvimos la buena idea de contratar a Quinto Ausejo como facilitador, y con su ayuda desarrollamos juntos una plataforma de posicionamiento que estableció cómo queríamos ser percibidos por las autoridades y por la gente, y como consecuencia de ello surgió la idea de desarrollar un movimiento que se llama “Una mejor ciudad es posible”, y que promueve propuestas integrales, eficientes y viables, para resolver los problemas de infraestructura y vivienda que aquejan a las ciudades del país.

De ese modo, podemos tener un mejor acercamiento a las autoridades municipales, y pensando en el largo plazo, también educar a la población, para que las personas sepan elegir a aquellos candidatos que realmente puedan mejorar la ciudad.

El trabajo fue muy gratificante y nos ha dado muy buenos resultados en acercarnos a las autoridades del gobierno y a los organismos municipales, y que estas instituciones nos vean no solamente como un gremio que pide cosas para beneficio de sus asociados, sino que también nos perciban como una institución que está dispuesta a dar ideas y conceptos para mejorar las ciudades, y eso nos ha funcionado muy bien.

Creemos que hemos mejorado la imagen de CAPECO frente a la sociedad, frente al gobierno y frente a las municipalidades, pero obviamente esto es algo que recién empieza, no es algo que se consigue en dos años, que es el tiempo que venimos trabajando en “Una mejor ciudad es posible”. Hay una frase de Quinto Ausejo, que dice así: “Cómo pretendemos lograr el respaldo de la gente, si la gente no percibe que hacemos algo por ellos” y con esa reflexión hemos dicho, bueno tenemos que dar algo ahora, porque mejorar las ciudades puede tardar más de 20 años, entonces en concreto, qué podemos ofrecer para mañana.

Así fue cómo surgió la idea de “A prueba de sismos.com”, la misma que provocó el ingeniero Julio Kuroiwa en una de las reuniones que tuvimos con él.

Para que una mejor ciudad sea posible, tiene que ser aprueba de sismos, y analizando el problema, nos dimos cuenta que de haber un sismo de gran magnitud en Lima no estamos preparados. Es por eso que estamos creando esta página web para informar al público como debe reforzar su casa, e informar al gobierno cuales son las estructuras más críticas y vulnerables, que de fallar causarían un enorme daño, como por ejemplo los dos más grandes hospitales de la ciudad, el Almenara y el Rebagliati.

Y vamos a seguir dando ideas para reforzar estos conceptos, pues el sismo no mata, lo que mata es la falta de prevención. Felizmente ya se ha reforzado el Estadio Nacional, los Colegios emblemáticos que reciben muchos niños a quienes hay que cuidar; el aeropuerto Jorge Chávez, pero aún queda mucho más; por esa razón, estamos desarrollando esta página web a través de una compañía especializada en redes sociales, para que funcione de manera viral, es decir, que llegue a la mayor cantidad de personas, porque si no es viral entonces solo van a leerlas unos cuantos especialistas, y unos cuantos ingenieros y no va pasar nada, y en ese trabajo estamos, y esperamos lanzar la página web en las próximas semanas. Cuando llegue ese momento yo ya no seré presidente de CAPECO, pero espero que me permitan seguir trabajando en esta actividad de “A prueba de sismos.com” y que esté enmarcada dentro de “Una mejor ciudad es posible”.

Un tema que también destacó mucho en su gestión fue organizar el Congreso Internacional de la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción, que fue un evento muy importante para el país, ¿qué nos puede decir al respecto?

Bueno, fue un éxito gracias a que trabajamos en equipo. Reunimos a un grupo de gente que puso todo su tiempo y daba gusto ver como ellos se esmeraron por sacar adelante este encargo de la FIIC. “Una mejor ciudad es posible”, ha sido una idea que ha ayudado a motivar a la gente, porque antes en CAPECO llamábamos a una persona para desarrollar un proyecto voluntario, teníamos que escoger “voluntarios obligatorios”.

En cambio en este caso tuvimos muchos voluntarios entusiastas e inteligentes, y según el presidente de la FIIC ha sido el mejor congreso en todos los años que existe este evento. Obviamente el congreso lo organizamos bajo el concepto de “Una mejor ciudad es posible”, que nos permitió lanzar la iniciativa y ratificarla, y donde hemos mostrado ejemplos exitosos realizados en ciudades como Curitiba y Bogotá. Además, contamos con la asesoría de Stímulus y con el esfuerzo de los funcionarios de CAPECO, que estuvieron a la altura del evento.

¿Qué nos puede decir con relación a la Ley de Contrataciones?

Ahí también trabajamos mucho, no se logró todo lo que hubiésemos deseado pero hemos avanzado bastante, y el trabajo está en proceso de terminarse. Pero estoy seguro que llegaremos a buen puerto, aunque requerimos un poco más de tiempo, pero ya estamos muy cerca. De hecho, la Ley de Contrataciones se ha modificado para bien, hay una serie de artículos en el reglamento que aún tenemos que mejorar, pero

el esfuerzo del Comité de Infraestructura ha sido magnífico, ellos también han preparado un informe sobre los Lineamientos para un Plan de Infraestructura a futuro, que ha sido hecho con el apoyo y la participación de las empresas del Comité de Infraestructura.

¿Qué considera que se debe de hacer con miras hacia el futuro?

Queda muchísimo por hacer. La labor gremial es de largo plazo, y lo que nosotros hemos hecho es construir sobre lo que ya han construido otros directores de CAPECO en los últimos 55 años. Lo que sí es importante es que hemos mantenido la voz de CAPECO, como una voz respetable ante el gobierno y ante la opinión pública.

Cuando CAPECO habla es escuchada, eso lo tenemos que mantener. Y eso lo mantendremos aún más, con mayor fortaleza, sobre todo frente a la opinión pública. Frente al gobierno lo hemos logrado, pero no tanto frente a las municipalidades, sobre todo frente a aquellas que han hecho de la invasión de tierras un modo de vida. Tenemos que tener esa voz fuerte frente al ciudadano común, eso falta hacer. Yo creo que si hacemos una encuesta en los sectores C y D de la población de quién es CAPECO, muy pocos van a responder adecuadamente. Es a ellos a quienes tenemos que llegar, pues es ahí donde se da la construcción informal que es una devastadora plaga en el país.

El 70% del suelo intervenido se da a través de invasiones y de posteriores construcciones que no son a prueba de sismos. En ese sentido hemos avanzado poco. Debemos convencer a los alcaldes que lo más importante es hacer un plan urbano, y que son las municipalidades las que, por mandato legal, tienen que hacer el plan. El problema es que el plan no vende, lo que la gente quiere son obras, y si no hay obras en 4 o 5 meses comienzan las movidas para revocar al alcalde, ese es un drama en el país, que nos mete en el círculo vicioso de hacer sin planear.

Los alcaldes tienen que ser antes que nada planificadores formales de su ciudad, el día que hagan eso, se va a poder atraer la inversión privada al desarrollo de las ciudades. Aun en las ciudades más pobres estoy seguro que la inversión privada va a poder dar soluciones habitacionales mucho más baratas y más rápidas que las que da la informalidad, sobretodo mucho más seguras, a prueba de sismos. Así que todo eso está pendiente, pero hemos avanzado y tenemos las bases para seguir avanzando.

¿El hecho de haber continuado y fortalecido el dialogo permanente con los trabajadores de construcción civil para mantener la paz laborar también ha sido un aspecto importante de su gestión?

Ya tenemos más de 10 años en los que CAPECO y los trabajadores representados por la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, que es la autorizado por ley a nivel nacional para negociar con CAPECO, y lo hemos hecho siempre de forma armoniosa y respetuosa. Hemos mejorado las condiciones de los trabajadores, hoy en día los trabajadores de construcción civil tienen tarjetas de crédito, son sujetos que han elevado su nivel de consumo. Definitivamente por el crecimiento del sector, la mano de obra es escasa y las empresas se ven obligadas a importar trabajadores e ingenieros, en virtud al crecimiento que hemos tenido.

En los cuatro años de nuestra gestión ha sido el Ing. Fernando Castillo, el responsable de hacer la negociación final, es un trabajo de equipo, de muchas personas, con el sindicato, y se han llegado a acuerdo razonables que han sido aceptados por ambas partes.

¿Desearía agregar algo más?

Quisiera agregar que estos cuatro años al frente de la institución, ha sido una experiencia maravillosa. CAPECO tiene gente muy buena y profesional que me ha ayudado mucho en la gestión. Todos sus empleados son de primera y ha sido un honor para mí presidirla.

Decir siempre, soy el presidente de CAPECO ha sido una forma de abrir puertas, todas las instituciones nos respetan, y el haber trabajado con el Consejo Directivo y en equipos integrados, con gente que a veces no es de CAPECO, nos ha ayudado mucho. Haber trabajado con el Colegio de Arquitectos y el Colegio de Ingenieros que nos han apoyado tanto, especialmente el Colegio de Arquitectos, tanto a nivel Lima como nivel nacional, y de hacer trabajo en equipo con estas instituciones ha sido para mí una gran experiencia.

La verdad es que me voy con mucha pena, pero creo que las instituciones deben siempre renovar sus liderazgos para seguir desarrollándose, y yo sí me comprometo a continuar apoyando a CAPECO, le he dedicado mucho tiempo, he dejado de lado mi empresa para poder apoyarla y espero que todo este esfuerzo de cuatro años sirva de base para seguir creciendo como nosotros lo hemos hecho, heredando y continuando lo que han dejado las gestiones anteriores. Muchas gracias.


REGRESAR

CERTIFICACIONES: